Saturday, January 9, 2010

GLORIA AMAYA : "SEGUIRE SIENDO LA PRINCIPAL DEFENSORA DE MIS HIJOS, HASTA EL DIA DE MI MUERTE, LOS DEFENDERE A CAPA Y ESPADA"

Foto: Obtenida en:http://www.facebook.com/photo_search.php?oid=274723190469&view=user#/photo.php?pid=185431&o=all&op=1&view=all&subj=274723190469&aid=-1&id=100000146221500&fbid=107030819311792


QUERIDOS FAMILIARES Y AMIGOS,

HA MUERTO GLORIA AMAYA.NUESTRO SENTIDO PESAME A LA FAMILIA SINGLE AMAYA.
DESCANCE EN PAZ Y QUE SU ESPIRITUD SEA, UN ESPIRITUD DE GUIA Y LUZ QUE NOS MUESTRE EL CAMINO A LA LIBERTAD.

LAZARO DANIEL

8 DE ENERO-2010

Esta entrevista ha sido realizada la tarde del 2 de octubre de 2007, por la periodista María Ángeles Altozano, responsable de comunicación de la ONG española Solidaridad Española con Cuba. Gloria Amaya concedió esta entrevista en exclusiva a pesar de su delicado estado de salud y su avanzada edad. Su caso es único: una madre con tres hijos encarcelados como presos de conciencia.

El caso de Gloria Amaya

La Dama de Blanco que tiene a tres hijos presos de conciencia.

"“Seguiré siendo la principal defensora de mis hijos, hasta el día de mi muerte, los defenderé a capa y espada"

Gloria Amaya: una mujer fuerte y noble que ha sabido transmitir a sus hijos, nietos y bisnietos los valores de la libertad y la justicia. Y esto tiene aún más mérito porque lo ha hecho bajo un régimen como el de Cuba, que hostiga y persigue a todos los que ansían gozar de esos derechos. Tiene 78 años, pero ni su aspecto físico ni su espíritu se corresponden con esos años vividos. Su compromiso con la libertad le ha causado golpes en su cuerpo y en su alma que la han deteriorado físicamente. Su estado de salud es más frágil que el de una octogenaria. Pero su fuerza moral le da un vigor, un coraje y unas ganas de luchar que tienen la mayoría de las veinteañeras.

Ha cuidado a sus cinco hijos sola, porque su marido pasó mucho tiempo enfermo. Ha sido el motor y la inspiración de todos los miembros de su familia, y se confiesa “muy orgullosa de ellos”. A todos les ha transmitido el amor a la patria y a la libertad. Ahora está enferma, dolida y cansada, pero esperanzada. Quizás no ha tenido suerte en la vida, pero no se queja. Se siente segura de sus ideales, es una persona íntegra que no se doblega.

La señora Amaya puede hablar con autoridad de Cuba, y de su historia, y del régimen, y de su devenir. Ella vivió el cambio, todo el proceso revolucionario, ha sufrido en carne propia la crisis de la isla, y aún le quedan fuerzas para afrontar el nuevo cambio que Cuba debe vivir cuanto antes: el cambio pacífico hacia la democracia.

Gloria y sus hijos han convertido a la familia Sigler Amaya en un símbolo de dignidad y heroísmo porque todos sus miembros, más de 20, tienen embargadas sus vidas en favor de los derechos humanos. El caso de esta familia es único. Como único es el caso de Gloria Amaya, quizás la única madre del mundo que haya tenido encarcelados a tres hijos como presos de conciencia. Y más única aún es la valentía de Gloria, que resiste heroica tanto a su dolor de madre huérfana de hijos como a las amenazas y hostigamientos que sufren ella y el resto de la familia.

Los ojos vidriosos de Gloria son el reflejo de su alma: una mujer sensible y fuerte a quien le ha tocado sufrir la encarcelación injusta de tres de sus hijos, inocentes, condenados a 20 años de cárcel el mismo día en que ella cumplía años, un cuatro de abril de hace ya cuatro años. Tres ausencias que no ha superado y por las que todavía derrama lágrimas. Guido y Ariel están aún presos, Miguel tuvo que exiliarse con su familia hace dos años.

La señora Amaya es la más veterana de todas las Damas de Blanco. Debido a sus graves problemas de salud –Gloria ha sufrido tres isquemias cerebrales y va en silla de ruedas-, pocas veces la hemos visto junto al resto de las Damas en la Habana, pero fue memorable su aparición el pasado 12 de mayo. Tres generaciones de mujeres unían sus voces por la libertad de sus seres queridos.

Para atender nuestra llamada tienen que trasladar a Gloria alrededor de unos nueve kilómetros hasta llegar a casa de una vecina ya que ellos, que apenas tienen calzado o ropas, menos aún cuentan con teléfono propio. El régimen no se lo otorga. Primero nos contesta su hijo Juan Francisco. Él estará a su lado durante la entrevista. Mientras llega su madre, nos confiesa que toda la familia Sigler, desde nietos hasta nueras, están muy orgullosos de Gloria. “Ella es una buena madre”, a veces más fuerte que todos ellos, “en momento difíciles, cuando ha estado en el hospital, era ella quien nos hacía la señal de victoria con las manos para que supiéramos que estaba bien”.

Juan Francisco aclara que aunque toda la familia Sigler Amaya esté involucrada en la defensa de los derechos humanos su movimiento no es una organización familiar, es mucho más. Más activistas están unidos a su causa, como el también preso político Moya –esposo de la Dama de Blanco Berta Soler-. Opción Alternativa tiene delegaciones en Cárdenas, Matanzas y Cienfuegos.

Gloria acaba de llegar. En su silla de ruedas. Emocionada. Y con una amabilidad fuera de lo común. “El espíritu de ella es que se conozca la triste realidad de esta familia. Y con el corazón pedimos disculpas si comete algún error al expresarse, pero es que está muy enferma” –advierte Juan Francisco. No hay nada que disculpar, sabemos que Gloria es una señora mayor, y el que nos atienda la llamada ya es para nosotros un honor-.

MAA (María Ángeles Altozano) - Hola Gloria, no sabe cuánto me alegra saludarla. En primer lugar quisiera darle las gracias por habernos concedido esta entrevista en exclusiva, sé las dificultades que tiene para trasladarse.

Gloria Amaya (GA) – No, gracias a usted por haberme llamado. ¡Cómo no iba a venir! El gusto es mío –contesta Gloria animada. Su voz suena mucho más vital de lo que cabría esperar conociendo su edad y su estado. Es reconfortante oírla llena de vida-.

MAA – ¿Cómo está Gloria?

GA – Ya sabe como estoy. Las Damas ya saben como estoy, estuve con ellas, en mi silla de ruedas el día de las madres con todas ellas, ¿no vio usted las fotos?

MAA – Sí Gloria, claro que las vimos, muchas personas que os apoyan y os quieren han visto las fotos. Y además las hemos distribuido para que la gente os conozca. (A las Damas de Blanco saber que se las conoce les inyecta grandes dosis de moral).

GA – ¿Si? –pregunta alegrándose-. Felicito a todos ustedes. Y perdóneme si cometo un error al decir alguna palabra, o me complico, no me juzgue mal…es que yo he tenido tres isquemias.

MAA – Gloria, no hay nada que disculpar, se expresa muy bien y me alegra hablar con usted. Además, se le oye bien…

GA – Bueno, es que a veces me falla la memoria… (Parece una broma macabra de la vida, o de la edad, que Gloria tenga a veces problemas para recordar ciertas cosas pero que haya algunos capítulos de su vida, como los arrestos de sus tres hijos, que lleve grabados a fuego en la memoria y que no olvide. Es capaz de relatar una y mil veces, con todo lujo de detalles, el día en que saquearon su casa, la golpearon e insultaron y se llevaron a rastras a tres de sus cuatro hijos. Ese relato triste lo ha contado Gloria en miles de ocasiones: en marzo de 2003 miembros de las Brigadas de Respuesta Rápida y agentes de la Seguridad del Estado irrumpieron en el hogar de los Sigler Amaya, lo registraron todo y la golpearon a ella y a sus hijos. A Miguel le fracturaron una costilla, a Juan Francisco –el único de los cuatro que no fue encarcelado- le lesionaron la cabeza, y ella quedó inválida por los golpes que le dieron ya que le fracturaron una vértebra. Gloria recuerda además que ese día rompieron la bandera nacional, una estatua de José Martí y una Biblia.)

MAA – Sabemos lo difícil de su situación. Como madre no debe ser fácil tener a sus hijos en prisión, ¿cómo lo lleva?

GA - Me encuentro fastidiada, mi vida, figúrate, mis hijos están presos. Guido con una enfermedad, y no mejora. Ariel con favor de Dios no ha sufrido enfermedad alguna que ya es bastante para estar donde está y en las condiciones en las que lo tienen. Y Miguel se marchó con sus hijos – Gloria hace una pausa, parece quedarse pensativa, como si estuviera recorriendo con la mente los miles de kilómetros que la separan de su hijo exiliado- …ahora ha tenido un niño pequeño y está muy bien –dice con la voz entrecortada, antes de romper a llorar…-

MAA – (Es difícil saber qué decirle a una madre con el corazón roto. Espero a pueda volver a hablar). Gloria, supongo que los echa de menos, y que está deseando volver a verlos, pero desde luego puede usted sentirse muy orgullosa de sus hijos.

GA – Sí…deseando verlos….- se oye cómo Juan Francisco, que permanece a su lado durante toda la conversación, la consuela-. (Los Sigler Amaya son una familia muy unida, y Gloria se han convertido no sólo en la matriarca de todos ellos sino también en una madre para muchos vecinos del municipio de Pedro Betancourt, de hecho muchos opositores de Matanzas la llaman cariñosamente “la abuela”).

Y yo estoy muy orgullosa de ellos, de todos…-continúa Gloria-.

MAA – Es usted una madre ejemplar. Ha sido capaz de inculcarles a sus hijos los valores de la libertad y de la democracia en un país en el que eso está perseguido. Han heredado su fuerza, Gloria.

GA – Sí, ellos son muy fuertes. Yo les he dado educación como nunca, siempre – afirma Gloria tajante-. Hay gente que me grita en la calle que yo no he sabido educar a mis hijos y que por eso están donde están, pero no hago caso, yo no puedo darle a mi familia las ideas que ellos quieren. Yo lo que sé, y que es bueno, es lo que mis padres me enseñaron y eso es lo que les he transmitido a mis hijos, el respeto, la libertad…y eso no es malo, al contrario. Mis padres me daban a mí buenos consejos, ellos vivieron muchas cosas, ellos decían que el comunismo no sabe nada, que es lo más malo que podía haber…y no se han equivocado en este caso.

MAA – Gloria, ¿cómo valora usted, la situación actual de Cuba?

GA – Aquí las cosas están de mal en peor, no hay nada bueno…-Gloria queda pensativa, quizás con la esperanza de encontrar de verdad entre sus recuerdos algo bueno que decir de la isla en estos momentos-. Nada bueno – insiste-, todo es malo. Aquí en las familias, el que almuerza no cena y el que cena no almuerza. No hay que comer, no hay nada, y encima a nosotros, a los que defendemos una vida mejor, nos vigilan todo el día. Incluso a los niños les gritan. No saben lo que hacen… (La familia de Gloria está sometida a un acoso permanente y vive en unas precarias condiciones, en una casa en ruinas dentro de un pequeño municipio. Además les niegan el acceso al trabajo, y carecen de cosas básicas como ropa o zapatos).

A mí me gritan –comenta compungida-, me dicen “¡gusanos, váyanse!” pero yo no contesto ni una sola palabra. Ellos lo hacen para ver si como soy una mujer mayor me altero y me da algo. Me dicen “esa vieja que no debería seguir aquí más” - uno se pregunta qué clase de persona es capaz de insultar a una buena señora y luego dormir tranquilo-.

Pero bueno, Dios está y lo ve todo, y mira las injusticias, los golpes que me han dado, incluso han llegado a patear a mis nietos, a todos…Pero todos aguantamos a corazón limpio.

MAA – Se ha convertido usted, a pesar de su edad, en la principal defensora de sus hijos.

GA – Sí, y lo seguiré siendo hasta el día de mi muerte, los defenderé a capa y espada. No han hecho nada malo, si lo hubieran hecho yo sería la primera que diría que lo hicieron, que paguen, pero no, no es así…no han hecho nada malo. Y los sacaron a rastras de mi casa, a empujones, acabaron presos –Gloria vuelve a recordar con dolor aquel marzo de 2003-. Ese dolor, lo tengo yo en el corazón. (Guido, Ariel y Miguel. Esos son los nombres de las tres dagas que Gloria tiene clavadas en el corazón. Una por cada uno de sus hijos que ha sido condenado por el régimen castrista. El delito: defender los derechos humanos. Los hermanos Sigler fueron los fundadores, en el año 1996, del movimiento independiente Opción Alternativa, una agrupación pro derechos humanos. Ariel fue el fundador del movimiento en cuya junta ejecutiva está también su hermano Guido. Ahora es Juan Francisco –el único hijo de Gloria que no ha sido encarcelado- quien se encargar de seguir con las actividades del grupo bajo la supervisión de sus hermanos, con los que habla cada semana).

MAA - ¿Tiene usted esperanza?

GA - Sí. Hay mucha gente buena que se está moviendo para ver si los sacan, es que ya son cuatro años… Soy optimista, somos optimistas porque sabemos que deben salir pronto. Dios tiene que poner su mano sobre ellos.

MAA - ¿Cuál es su relación con las demás Damas? Porque me consta que la quieren mucho

GA – Sí, cuando estuve en la Habana la otra vez me acogieron con mucha alegría, me acogieron con un cariño inmenso todas, y decían “miren, miren a Gloria, está aquí Gloria”. Lo que pasa es que no voy mucho con ellas por mi salud, pero sí me llaman para ver cómo estoy. Quien sí se reúne más con ellas es mi nuera Noelia Pedraza – Noelia se ha casado hace apenas siete meses con Ariel-, yo no puedo por mi salud, porque estoy vieja, aunque joven de espíritu. –aclara-.

MAA - ¿Recibe visita de gente de fuera, de viajeros que van a apoyarles?

GA – Sí, algunas personas de fuera, bastantes. Han venido de Suecia, de Alemania, Chile… a verme… españoles muchos también – nos enumera Gloria con orgullo-. Ricardo Carreras Lario, el presidente de Solidaridad Española con Cuba, fue uno de esos españoles que tuvo la oportunidad de expresar su solidaridad con Gloria y su ejemplar familia.

MAA – Gloria, ¿qué mensaje le gustaría dar a las personas que puedan leer u oír sus palabras?

GA – El mensaje que yo doy es que sigan viniendo a vernos, ¡porque es un apoyo tan grande el que nos dan a nosotros!, y además es un placer poder conocer a todas las personas que como nosotros quieren la libertad de Cuba.

Y el otro mensaje que quiero dar es que los saquen ya de prisión a todos, porque son inocentes. ¡20 años de prisión, sin delito!...es fortísimo.

Y a las personas que nos apoyan les mando felicitaciones, de toda la familia. De corazón les pido que nos ayuden, que ayuden a mis hijos – es la súplica de una madre que sufre desde hace más de cuatro años la injusta ausencia de sus hijos-.

MAA – Gloria, nosotros la felicitamos a usted por su valentía. Gracias por haber hablado con nosotros, ha sido un placer.

GA – Para mí ha sido un gusto el hablarle. Me ha dado una fuerza de espíritu hablar con usted que sólo Dios lo sabe. -No hay palabras de agradecimiento para el agradecimiento que siente la señora Amaya-.

(Ojalá lea pronto esta entrevista. Gracias Gloria, Cuba necesita gente como usted.)





Share/Bookmark