Wednesday, February 24, 2010

MORIR POR LA PATRIA ES VIVIR



Foto Cartel : Rolando Pulido

Tras 86 días de huelga de hambre muere el preso político cubano Orlando Zapata Tamayo, confirmaron a ELMUNDO.es, fuentes de la disidencia interna de la isla. En una grabación que la oposición ha enviado a medios de prensa, la madre del opositor acusa al gobierno de la isla de haber asesinado a su hijo.


Orlando Zapata Tamayo. Efe
"Ya asesinaron a Orlando Zapata Tamayo, ya acabaron con él, a las tres de la tarde de hoy [martes]. Esto ha sido un asesinato premeditado y sólo me queda dar las gracias a todos los países que lucharon para que no muriera», dijo, visiblemente embargada, Reina Luisa Tamayo.

Zapata Tamayo, de 42 años falleció en el Hospital Hermanos Ameijeiras, y es el segundo opositor cubano que fallece tras una huelga de hambre en la cárcel. El primero fue Pedro Luis Boitel, a inicio de los años 60 del siglo pasado.

"Lograron lo que ellos querían. Acabaron con la existencia de un luchador por los derechos humanosš, añadió la madre del opositor.

Zapata, era parte del grupo de los 75 disidentes condenados en la primavera del año 2003 con penas de hasta 28 años de cárcel, aunque, en su caso, la acumulación de penas por "desobediencia, desacato y protestas a favor de los derechos humanos" le ha acarreado una condena de hasta 36 años de prisión.

El disidente inició la huelga de hambre después de que el Gobierno se negara a aceptar sus demandas, entre ellas, vestir la ropa blanca de disidente y no el uniforme de recluso común. Además, protestó por las condiciones en que se encuentran los presos políticos y se negó a comer el rancho que provee el penal para, en su lugar, alimentarse sólo de la comida que, cada tres meses, le lleva a la cárcel su madre.

A partir de febrero pasado, Zapata Tamayo fue sometido periódicamente a un tratamiento por suero, para la hidratación de su organismo, al tiempo que alertó sobre el hecho de que si muriera, el gobierno intentará responsabilizarlo por la acción.

Reacciones


Las reacciones en el exilio cubano no se hicieron esperar. La radio local interrumpió las trasmisiones para informar lo sucedido, cuyo desenlace era esperado desde el fin de semana, cuando se hizo evidente y las autoridades lo trasladaron hacia la capital del país y no dejaron que su madre lo viera.

Uno de los primeros en reaccionar, fue el diputado federal Lincoln Díaz-Balart. «A la señora mamá de Orlando Zapata Tamayo, a toda su familia, amigos y compañeros de lucha, mi emocionado y sincero pésame. Como Pedro Luis Boitel, el mártir Orlando Zapata Tamayo forma parte ya de la más gloriosa historia de Cuba. Su asesinato por el tirano Fidel Castro y sus cobardes carceleros, jamás será olvidado, ni prescribirá. Su sacrificio no será en vano y será recordado con infinito honor por la Republica de Cuba, por los siglos de los siglos", dijo el legislador federal.

Según la diputada federal, Ileana Ros-Lehtinen, "es triste señalar que la trágica muerte de Zapata Tamayo a manos del brutal régimen castrista haya ocurrido un día antes del aniversario de la muerte de otras cuatro víctimas de la dictadura de Castro, los pilotos de Hermanos al Rescate".

Para Ramón Saúl Sánchez, del Movimiento Democracia, "los dos dictadores cubanos, Fidel y Raúl Castro, son directamente responsables de la muerte de este hombre porque en prisión le fue extendida su sentencia hasta 36 años, sin que cometiera ningún acto que lo justificara".

"Es un golpe muy grande para la oposición cívica cubana, se ha dejado morir a un hombre que reclamaba que le respetaran sus derechos. Pero (su muerte) es un compromiso para redoblar los esfuerzos hasta que termine el régimen criminal que hay en nuestro país y que ha causado tantas muertes", dijo Sánchez.

El Directorio Democrático Cubano (DDC) lamentó igualmente el fallecimiento y dijo que Zapata Tamayo murió el martes, "asesinado por el régimen castrista que se negó a garantizarle sus derechos básicos".

Zapata fue detenido en la calle el 6 de diciembre del 2002 por agentes de la policía política cubana«Los abusos cometidos contra Orlando Zapata Tamayo comprueban que la tortura y el terror contra el pueblo son políticas de estado bajo el régimen castrista. Esta muerte es una prueba de la práctica del terrorismo de Estado» señaló Janisset Rivero, Secretaria Nacional Adjunta del Directorio.

Zapata Tamayo, nació el 15 de mayo de 1967 en Santiago de Cuba. Era albañil y plomero y perteneció al Movimiento Alternativa Republicana.

Estuvo recluido en la prisión de máxima seguridad de Guanajay, en Ciudad de la Habana, después de haber sido detenido en plena calle el 6 de diciembre del 2002 por agentes de la policía política cubana, acusado por el supuesto delito de Desacato.

Fue excarcelado el 7 de marzo del 2003, pero detenido nuevamente el día 20 del mismo mes en la Calle Humboldt #157 e/ O y P, Vedado, donde participaba en un ayuno junto a la Licenciada Martha Beatriz Roque Cabello y 4 personas más. Fue enjuiciado el 18 de mayo de 2004 y condenado a 3 años de prisión.

Cumplía su condena en la penitenciaría de Guanajay en provincia Habana, hasta que el 15 de enero del 2005 fue trasladado para la prisión Taco-Taco, en la provincia de Pinar del Río.



Share/Bookmark