Monday, April 19, 2010

LOS NINOS SON LA ESPERANZA DEL MUNDO




LOS NIÑOS SON LA ESPERANZA DEL MUNDO. JOSE MARTI

Apenas puedo escribir, una dolencia en mi mano trata de amedrentar mis deseos, mi forma de quejarme, de denunciar, de gritar, no se, de trasmitirles lo que muchos tal ves quieran leer y otro no, pero lo leen y otros ni lo uno ni lo otro.

Pero debo hacerlo…

Conversando hoy con mi hija pequeña sobre sus amiguitos de aula, mi novia le pregunta en mi presencia si existía en su aula algún amiguito egoísta o que ella considerara malo, a lo que responde de forma espontánea algo que deseo compartir con todos ustedes.

Resulta que una estudiante de su aula le paga dinero (llámese USD) a otra niña. Por razones obvias omitiré los nombres de las niñas. Al preguntarle porque y para que? Mi hija nos responde porque ella quiere ser su amiga y para que la otra niña la mantenga dentro de sus amiguitas esta le paga con un $1.00 USD.

Wow! Fue mi exclamación un poco anonadado por tal revelación.

Será posible que a los 7 años de edad existan criaturas que compren amistad por dinero y existan criaturas que a través de sus débiles personalidad influyan en el resto de su colectivo para comprar influencias? Donde están aprendiendo esas malas practicas de soborno? Donde adquieren esos ejemplos que trascienden las fronteras y los umbrales de un colegio, logrando intoxicar al resto de su colectivo? Donde están los padres de esos niños y sus profesores?

Tal vez para algunos que me lean esto le parezca de risa, a otros ni les preocupe y a otros tantos le ponga los pelos de punta, como me ha ocurrido esta noche.

Siempre escuche y por estudios supe que los niños son el reflejo en una gran medida de la conducta de sus mayores.

Se vive una vida tan rápida en un mundo tan versátil, convulsivo, globalizado e incongruente, que en la gran mayoría de los casos , ni nos percatamos que conversamos temas de adultos delante de los niños, incluso estos participan de las conversaciones de nosotros, no aptas para ellos, que son menores y le estamos trasmitiendo un caudal enorme de nuestros vicios, de nuestras debilidades, de nuestros malos hábitos, de nuestros problemas, que con el de cursar del tiempo se van convirtiendo en nuestro talón de Aquiles.

La educación comienza en la casa y nosotros somos los máximos responsable, si no somos capaces de auto controlarnos en nuestras vidas privadas, personales, profesionales , como vamos a ser capaces de ayudar a nuestros hijos? El ejemplo es primordial para los menores. Ellos ven en nosotros esa cátedra de enseñanza que con orgullo exponen ante sus amiguitos de aula.
Si le mostramos en nuestros hogares mañas y vicios detestables, como es la compra de influencias para obtener lo que se desea, entonces sucede lo que mi pequeña hija nos relato hoy en casa.

Seamos prudente y velemos mas por esos infelices que no tienen culpa de nuestros errores , ni nuestros malos hábitos. Formemos hombres y mujeres dignos de respetos, donde cada uno sienta el orgullo de su formación. Eduquemos para la sociedad y no para nosotros. Evitemos repetir con ellos los errores que se cometieron con nosotros y logremos que cada generación que nos suceda sean cada vez mejor que la anterior , de la que le precedió. Tener hijo no es solo hacerlo, va mas allá del nacimiento. La educación comienza desde que esta en el vientre de cada madre.

Cuando escuchamos una noticia de que murió ó fue victima por actos violentos un joven en una escuela, todos nos lamentamos con razón y rápido queremos exigir la responsabilidad a los profesores y el Director del centro y debemos tener en cuenta que cuando se materializan estos hechos de violencias, los primeros que debemos exigirnos somos nosotros los padres y claro ahí surge la pregunta: Que falló en nosotros?

Puedo llenar paginas completas reflexionando sobre este espinoso tema que nos toca muy de cerca a todos los que tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos, pero de nada valdría si no somos capaces de actuar de inmediato y comenzar con nuestro ejemplo ante nuestros hijos.

Por lógica, que le explicamos a nuestra hija que estaba incorrecto lo que estaba ocurriendo entre esas dos alumnas. Tal vez ella ni se percato de la gravedad de su relato y lo comento como una historia más de las que ocurre en cualquier centro de estudio, lo que si aprendió es que ningún niño debe comprar la amistad de otro con dinero , que la amistad se gana con el cariño y el carisma de cada cual, que todos no tenemos por que ser amigos de todos, pero al menos debe existir un respeto entre todos.

Así veo al mundo que nos rodea, así lo analizo y reflexiono.

Los exhorto a todos ser cada día mejores seres humanos y les recuerdo esa hermosa frase que dejo a todos nosotros nuestro apóstol José Martí : …los niños son la esperanza del mundo…
Saludos


Lázaro Daniel

19 de Abril del 2010

Share/Bookmark