Monday, October 24, 2011

SE ME FUE




SE ME FUE

Hoy mi padre  cumpliría 76 años de edad.

Mi padre se me fue un 29 de Julio del 2009, el destino no me permitió estar a su lado en los momento que agonizaba, ni cuando partió, realmente se me fue sin decirme adiós, sin darme una explicación de porque deseaba irse, sin darme la oportunidad de expresarle que mi decisión de vivir fuera de Cuba obedecía a que no aguantaba un segundo más de sentirme prisionero en nuestra patria.

La generación de mi padre fue la que se encargo de imponernos el mayor verdugo que se haya podido conocer. Mi padre fue victima también de las intrigas, las mentiras y la obstinación que le toco vivir. Mi padre no milito en las filas del PCC, no fue joven comunista, ni tuvo cargos en los sindicatos. Mi padre trabajo incansablemente para proveernos lo necesario, no fue perfecto, tal vez tuvo más defectos que virtudes, pero la virtud que más sobresalía era el gran corazón que tenia y ese corazón fue quien le fallo, quien lo dejo sin vida.

Cada vez que me encuentro amigos y conocidos de mi padre, siempre me refieren una historia del mismo. Mi padre estaba lleno de historia, fue como el Caballero de París, que en vez de cargar libros cargaba su “Jabita” de Maní. Cuando el gobierno cubano le retiro su licencia de venta, mi padre se enfermo, no sabía cómo seguir sacando adelante a su familia, no obstante salía a la calle y vendía escondido su maní, sus caramelos, sus chupetas,por todo el reparto de Alamar, Cojimar, Habana del Este, Guiteras, donde lo conocían como “El Mani” .

Cuentan los que estuvieron presentes en la funeraria, que esta se lleno como si estuviesen velando a una celebridad y claro que lo era. Mi padre camino por su Cuba y hacia amigos donde quiera, un mujeriego por naturaleza y hablador en demasía, siempre tenía conversación. Mi padre fue un gran cubano. No obstante a todo ello, mi padre se me fue.

Miriam Hernández, era una de las cantantes predilectas de mi viejo, es por ello que opte por este tema.

Aunque mi padre se nos fue, yo se que aun contamos con él, contamos con ese amor inmenso que quedo dentro de nosotros, esos agradables momentos que disfrutamos a su lado, esa enseñanza que nos trasmitió y aunque no siempre estábamos de acuerdo con diferentes temas, siempre respetábamos su voluntad.

Mi padre nunca quiso salir de nuestro país. El prefirió quedarse y morir  en la tierra que lo vio nacer. Al menos eso lo consiguió.

Hoy cuando debía cumplir sus 76 años no quería dejar pasar el día sin dedicarle este hermoso homenaje, se lo debía, como tantas otras cosas que por la distancia no me permitió llevarlas a cabo.

Donde quiera que te encuentres nuestras felicitaciones y de seguro que algún día nos reuniremos todos juntos y reiremos juntos y el pasado solo será una página pasada, que no permitiremos nos siga enlutando nuestras almas.


Te adoro mi viejo, gracias por haberme traído a este mundo, un mundo que jamás pudiste comprender y no te intereso comprender.



Lázaro Daniel
24 de Octubre del 2011