Monday, December 24, 2012

NOCHE BUENA A LA CUBANA

                                                   

Mi madre y mi padre delante de una poderosa Ceiba en el 
                            rincón de San Lázaro, Cuba, esta fue nuestra última foto juntos

             

NOCHE BUENA A LA CUBANA

La noche se hizo muy larga, intente por varias vías lograr el sueño y me fue imposible. Físicamente estaba acá en Miami, pero mi mente no se movía de mi Cuba, nuestra Cuba. Las fechas nos marcan a todos los seres humanos, en ocasiones para sentir un placer enorme, en otras para desahogar las penas y en otras seguirnos torturando con lo que ya nos marco el alma.

Mi padre; hijo de Isleño; cortado con tijeras sin filos y con un gran corazón fue quien me enseño las palabras “Noche Buena”. El supo bien como se celebraba en las navidades, yo no.  Yo nací y me crié sin ellas, pero después que conocí que son las navidades me percato que fuese como si siempre hubiese disfrutado de ellas.

Como muchas familias cubanas de forma escondidas y sin mencionar las palabras “Navidades” y “Noche Buena” de forma pública, pero si en casa, en familia y jamás  en alta voz, mi familia no perdió esa hermosa tradición que conocieron desde pequeños.

El régimen cubano se encargo de callar, desaparecer y asesinar las navidades en nuestra patria. Hacer alguna celebración publica al respecto era tratado como un vulgar delincuente y por ende también le colgaban el cartelito de “Contrarevolucionario”, que manera tan peculiar y manipulada de crear sectarismos, paradigmas y lograr desinformar al ser humano!

Fidel y Raúl Castro supieron lo que hacían. Ellos sabían que muchas familias a escondidas celebraban las navidades, pero de formas muy discretas, la doble moral había que mantenerla fuese lo que fuese. Ellos jamás dejaron de celebrar navidades y cuantas celebraciones celebran en el mundo desarrollado. Y al referirme de estos hechos no lo hago con odio, más bien lo hago con una enorme tristeza, hoy no pienso en lo que comeré, hoy pienso en los que no van a poder llevarse un pedazo de lechón o carne a su estomago.

A pesar de todas las prohibiciones, al daño tan grande de la destrucción creada a la familia cubana y a todo un pueblo,  muchos padres y abuelos como los míos trataron de mantener frescas en la medida de lo posible, esas bellas tradiciones.

Esta madrugada recordaba como mi madre se esforzaba al máximo lavando y planchando para la calle para poder comprar nuestros juguetes, yo creí en Papa Noel cuando era muy niño y apenas podía dormirme, esas noches esperando ver que Papa Noel nos traía…Escuchaba los vuelo de aviones y asociaba ese ruido con un carrusel enorme cargado de muchos regalos, me salía de la cama y en puntitas caminaba silencioso para poner mi oído en la puerta del cuarto para ver si mi anhelado regalo (juguete) estaba siendo colocado en la sala. Mis padres alimentaron esa bella fantasía, así como también alimentaron mi alma y la cargaron con mucho cariño y amor.

Recordaba además que cada uno de mis hermanos cogió su camino en la medida que fuimos creciendo, pero el día 24 de diciembre de cada año, todo pasábamos por casa de “Papi” a degustar un excelente plato de arroz moro cristiano, con lechón asado, ensalada, yuca con mojo y tostones o plátanos fritos. A nuestros padres les encantaban siempre que pudiéramos comer en familia.

Un día como hoy, era un día muy especial para todos nosotros.

Me ahogo en llanto del solo recordar esos momentos que jamás volverán. La causa de que no pudiéramos seguir esa tradición es el odio, la maldad y el egocentrismo de un endemoniado, loco pervertido y fascista, que lejos de traer regalos y felicidad en las navidades de 1958 y las celebraciones del nuevo año 1959, nos trajo las desgracias y todas las infelicidades juntas a las familias y pueblo cubano. No recuerdo con odio, ya lo dije, sencillamente no se puede vivir el presente, ni llegar al futuro, sin recordar nuestros orígenes y nuestros pasos por la vida que nos ha tocado vivir.

Hoy es “Noche Buena”, comeré acompañado de bellos seres humanos, familiares, de mi pareja y mi hermosa y adorada Daniela Amanda, tratare por todos los medios de que ese bello espíritu navideño, a través de Dios todo poderoso, Jesús Cristo, de todos los santos, de mis ancestros y ángeles guardianes y protectores me ayude a fortalecer mi corazón y seguir transmitiéndole las mejores vibras y energías a todos mis amigos y amistades.  

Felices navidades y prospero año nuevo 2013, que venga con mucha paz, tranquilidad, que Dios derrame su divina misericordia y que llene nuestros corazones con mucho amor para continuar en esta hermosa vida.

Al respecto de las navidades nuestro apóstol José Martí escribió:

 …” Las Christmas son las fiestas de los padres, que ven, como nidal de tórtolas gozosas, agruparse en torno a la mesa de los regalos, la niña esbelta, el varón apresurado, la crianza balbuciente, y olvidan las desventuras de la tierra en aquel gozo ingenuo y celeste compañía. Las Christmas son la fiesta amada de los pequeñuelos, cuyos deseos de todo el año van siendo encomendados a este día solemnísimo, en que se entrará el buen viejo Santa Claus por la chimenea de la casa, se calentará del fríos del viaje junto a las brasas, y dejará en el calcetín maravilloso que cada niño pone a la cabecera de su cama, su caja de presentes”… 
…”¡Qué ser felices!
¡Oh, tiempos de dulce engaño, en que los padres próvidos cuidan, a costa de
ahogar los suyos, de la satisfacción de nuestros deseos! ¡Qué bueno es llorar a mares, si podemos traer con nuestro llanto una sonrisa a los labios del hijo pequeñuelo! No hay como vivir para los otros, - lo que da suave orgullo y fortaleza."

Bendiciones hoy, mañana y siempre

Lázaro Daniel González Valdés
 Diciembre 24, 2012