Tuesday, February 5, 2013

INMOVILISMO DE LA MENTE




INMOVILISMO DE LA MENTE

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”.

Albert Einstein (1879-1955)

Con este importante pensamiento de Albert Einstein, Científico Alemán, Nacionalizado en Estados Unidos, encabezo esta reflexión.

El inmovilismo, es un mecanismo, elemento, postura, etc… utilizado en el mundo, desde que se conoce la aparición del Homo Sapiens.

El desarrollo de la mente del ser humano, se ha visto en peligro por el Inmovilismo. En ello están involucrados motivos culturales, hábitos personales, barreras idiomáticas, genes hereditarios, niveles educativos, actitudes psicológicas, entre otras tantas… Todas relacionadas de alguna manera al cerebro del hombre.

Cada ser humano, lleva en sí y experimenta en algún momento de su vida episodios, actitudes o posturas de inmovilismo, consciente o inconsciente, que lo mismo puede tener buenas o malas consecuencias, estas últimas en mayor por ciento, en dependencia de la situación, tema…que se trate.

En los primeros tiempos del desarrollo de las diferentes épocas sociales, el inmovilismo fue un elemento que hizo reventar grandes movimientos de luchas armadas. Era fácil ver como un Rey podría llegar a ser un tirano cuando no era capaz de desarrollar ideas, leyes y políticas que favorecieran a la inmensa mayoría en sus reinos.

 El apego a defender políticas viejas, costumbres y tradiciones fuera de contexto se hizo una práctica que con los tiempos ha llegado al siglo XXI con la misma fuerza o incluso superior desde su aparición.

Hoy nuestro mundo, nuestro planeta esta inmovilizado. En algunos de los sectores económicos, políticos y sociales existe un franco estancamiento. No importa el tipo de sistema sociopolítico…en cada uno se da el inmovilismo de diferentes maneras y con las características de cada territorio.

En todo esto, el factor fundamental de que nos encontremos en un inmovilismo ciudadano es el propio hombre. La indolencia, la carencia de afectos sentimentales positivos, el desarrollo del individualismo como fórmula de escape de los problemas agobiantes de todo tipo, la ausencia de ideas, de creaciones personales y colectivas, el divorcio entre el ser con el estar, de la materia con el espíritu, entre otras son las causas fundamentales del Inmovilismo ciudadano.

Rescatar la movilidad no es fácil, pero tampoco es difícil, es un proceso cognoscitivo de cada uno de nosotros, depende  también de muchos factores, uno de ellos y para mi entender de los más importantes, es lograr estar en consonancia mente, espíritu y cuerpo físico, ya que con ello podremos tener un mejor nivel de conciencia para actuar en diversas direcciones, depende además de estas cincos preguntas: Quien?, Que?, Como?, Donde? y Porque? Si estamos dispuestos y tenemos claro estas preguntas muy de seguro el camino se nos hará más fácil.

Siempre he dicho que las respuestas a nuestros problemas no las busquemos fuera de nosotros, busquemos primero las preguntas en nosotros y ahí encontraremos muchas de las interrogantes que necesitamos esclarecer. Un proceso psicosocial, donde la voluntad nuestra jugara un factor importante.

El inmovilismo es una enfermedad de nuestro Yo interno, es la parálisis, no solo de nuestras extremidades inferiores y superiores, va mucho más allá de lo que pudiéramos imaginar, es el STOP que hemos dado, la negativa continua, los paradigmas que nos creamos, el poco o ningún valor que nos damos y una autoestima baja.

Si somos capaces de poder establecer, determinar o definir a que se debe este inmovilismo en nosotros, entonces somos capaces de continuar hacia adelante sin miedo alguno. Escribió la famosa novelista Inglesa,  Agatha Christie (1891-1976) “Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único”.

Reflexionemos al respecto y luego cojan un papel y comiencen anotar todos sus sueños, sus proyectos,  después organícenlos por prioridades, después dentro de las prioridades elijan no el más fácil, sino el que los va a llevar hacer cada día mejor seres humanos.

Con paciencia, voluntad y con el tiempo preciso de Dios, estaremos dando un paso adelante en nuestras vidas tal como escribió el dramaturgo austríaco Arthur Schnitzler (1862-1931) “Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”

Los exhorto a todos ser cada día mejores seres humanos. Recuerden que el inmovilismo de nuestras mentes es el resultado de nosotros mismos. Continuemos con las mejores vibras y energías hacia adelante.

Lázaro Daniel
Ladagoval
Febrero 05, 2013