Saturday, October 5, 2013

DANIELA AMANDA: AGRADECIDA Y FELIZ


DANIELA AMANDA: AGRADECIDA Y FELIZ
Por Lázaro Daniel (Ladagoval)

Escribo de muchos temas entre ellos sobre nuestra Daniela Amanda.

Hoy no dejo pasar por alto este significativo hecho que con gusto les traigo.

Para muchos que conocen a mi pequeña hija saben a groso modo, los trabajo que hemos tenido que pasar juntos durante estos últimos 11 años de vida.

Recuerdo un día como ayer 4 de Octubre la tome en mis manos por vez primera, la observaba mucho y con lágrimas en mis ojos le prometía ante Dios y todos los santos que haría todo lo que fuera necesario para que creciera feliz. 

En ese momento recordaba ese poema que le había escrito un 6 de Agosto del 2002 dos meses antes de nacer.

PEQUEÑA FLOR

Pequeña flor hermosa,
va dejando al descubierto
cada pétalo de su cuerpo,
abriendo paso a una nueva vida.

De movimientos, en movimientos,
Nadas en tu aposento ó
globo que te da la vida
en este misterioso mundo.

Nuestras sonrisas van saliendo prolongadas
nuestras esperanzas son muchas,
en poco tiempo te abrirás al cielo
bendiciendo Dios tu encanto.

Son muchas las expectativas
del cuerpo que te da cobija
Ilusiones, sueños, envueltos en
llantos de alegrías.

Te esperamos pronto, como
espere a mi carita de ángel
lleno de fuerzas y salud
para continuar adelante.

A 11 años de ese gran acontecimiento Doy gracias a Dios por ayudarnos a salir adelante y por entregarme las fuerzas necesarias para cuidarte y protegerte.

Gracias por existir y por ser como eres. Es notable que Orula (San Francisco de Asís para los Católicos) marco tu vida para llenar a muchos en la tierra con ese inmenso amor  y esas energías  positivas y naturales que desprendes .

Gracias mi hija por ser tan agradecida y por este regalo que nos haces a todos  tus seres queridos y a todos los amigos que han seguido de cerca tu vida.

Gracias por permitirme ayudarte a encaminarte y espero que Dios ilumine cada día nuestros caminos para llenar de mucho amor y felicidad no solo nuestras vidas, sino la de todos los seres humanos en la tierra.

Quiero regalarte este pensamiento de nuestro apóstol José Martí, pensamiento que te repetiré cuantas veces sean necesarias porque en el encierra toda una sabiduría de cómo deben ser los niños.

“Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz.
El niño ha de trabajar, de andar, de estudiar, de ser fuerte, de ser hermoso: el niño puede hacerse hermoso aunque sea feo; un niño bueno, inteligente y aseado es siempre hermoso. Pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga, o cuando lleva del brazo a su hermana, para que nadie se la ofenda: el niño crece entonces, y parece un gigante: el niño nace para caballero, y la niña nace para madre.
Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo.
Los niños saben más de lo que parece, y si les dijeran que escribiesen lo que saben, muy buenas cosas que escribirían.   
Así queremos que los niños de América‚ sean: hombres que digan lo que piensan, y lo digan bien: hombres elocuentes y sinceros.
Las niñas deben saber lo mismo que los niños, para poder hablar con ellos como amigos cuando vayan creciendo
Lo que queremos es que los niños sean felices
Porque es necesario que los niños no vean, no toquen, no piensen en nada que no sepan explicar.
Los niños debían juntarse una vez por lo menos a la semana, para ver a quien podían hacerle algún bien, todos juntos.
Los niños debían echarse a llorar, cuando ha pasado el día sin que aprendan algo nuevo, sin que sirvan de algo.
A los niños no se les ha de decir más que la verdad, y nadie debe decirles lo que no sepa que es como se lo está diciendo, porque luego los niños viven creyendo lo que les dijo el libro o el profesor, y trabajan y piensan como si eso fuera verdad, de modo que si sucede que era falso lo que les decían, ya les sale la vida equivocada, y no pueden ser felices con ese modo de pensar, ni saben como son las cosas de veras, ni pueden volver a ser niños, y empezar a aprenderlo todo de nuevo.
Hay tanta cosa útil que aprender, que no debe enseñarse al niño una sola palabra o dato inútil.
Entiendo que se emplee a los niños cierto número de horas al día o a la semana en el manejo de los materiales de trabajo que se han de usar en las artes o ciencias que se les enseñe.
El niño, desde que puede pensar, debe pensar en todo lo que ve, debe padecer por todos los que no pueden vivir con honradez, debe trabajar porque puedan ser honrados todos los hombres, y debe ser un hombre honrado. El niño que no piensa en lo que sucede a su alrededor, y se contenta con vivir, sin saber si vive honradamente, es como un hombre que vive del trabajo de un bribón, y está en camino de ser bribón.
La gramática la va descubriendo el niño en lo que lee y oye, y esa es la única que le sirve. 
¡Oh, qué hermosa gratitud la de los niños, la pura gratitud no envenenada!
¡Tiene el mundo quien tiene el poder de poner sobre los niños las primeras manos!”

Dios nos bendiga a todos hoy, mañana y siempre!