Tuesday, November 29, 2016

Carta a mi Madre en el día de su cumpleaños.



Chicago, Illinois
29 de Noviembre del 2016


Mi adorada madre,

Hoy es uno de esos días que jamás olvidamos. Un día como hoy llegaste a la vida…

Sin este hecho imposible pudiera regalar estas letras; que como siempre; salen de lo más profundo de mi corazón. Anoche cuando recostaba mi cuerpo a la cama que me da cobija en las noches frías de esta época por acá en Chicago, mis pensamientos volaban a la velocidad de la luz, recorriendo tantas memorias, anécdotas, historias, hechos y momentos vividos que logran poner un grano de felicidad a mis días.

He sido siempre de la opinión entregar en vida lo mejor de mis sentimientos en cualquier manera, forma y oportunidad posible. Las letras han sido esa trinchera de la cual me he valido para poder expresarme, sacar dentro de mí lo mejor, lo más justo, honesto, honrado y humilde de mis sentimientos, y de mi andar por estos laberintos de la vida.

Hoy continuo, no es la excepción, es la continuidad de lo que llamo alimentar mi espíritu, mi alma en función de mi crecimiento humano.

Cada letra que te dedico tienen un motivo, un inmenso placer y un eterno agradecimiento.
Me pregunto: ¿Es posible vivir sin agradecer, sin ser justo, sin ser honesto, sin amor en nuestras entrañas?

No, en mi caso realmente no podría vivir…

Hoy soy en parte el resultado de la educación que me brindaron tú y nuestro difunto padre. Vivo orgulloso de ello y una vez más te lo reafirmo, cuando el mundo se torna más peligroso, cuando las ideas, los buenos valores y sentimientos se van extinguiendo, y yo desde esta mi trinchera, trato de mantenerlos vivos.

En todos estos días tú y mi difunto padre han estado presentes en mis pensamientos. A pesar de que todos fuimos bautizados en la Iglesia Católica, no nos hizo falta asistir a misa de forma diaria para recibir la bendición de Dios, Jesús y de todos los Santos. 

Los mensajes de amor, de respeto y consideración al prójimo fueron enseñados y calaron en nuestras almas de forma profunda que hasta nuestros días tus hijos hacemos gala de ello.

Las confusiones, las mentiras, los rencores, el odio, las miserias humanas, las traiciones, la envidia, y todos esos nefastos sentimientos nacidos y desarrollados en algunos seres humanos, han cobrado vida, han ganado espacios, han removido los cimientos de la negatividad y del mal que disfrazados con palabras y acciones “Justificativas”, defensoras de una “supuesta verdad” que se defiende con total extremismo, histerismo e intoxican de alguna manera aquellos que no tienen aún claro sus orígenes, que no poseen opiniones propias y se pasean pregonando el evangelio o las doctrinas ideológicas como papagayos incontrolables.  

Son tiempos de vergüenzas, para todo aquel ser humano amante de la paz, de la tranquilidad, del amor la concordia, el sentido común y de la prosperidad.

En un intento fallido de poder hacer comprender algunos, que solo el amor es capaz de crear cátedras de felicidad en los seres humanos, se me han ido casi 49 años de vida. Hoy necesito una tregua, un espacio para recargar mi alma con los mejores sentimientos aprendido de ustedes, esos que nada tienen que ver con el oportunismo, ni con la mentira, ni con la doble moral.

Todos eso problemas tienen una respuesta y es la falta de honestidad, honradez, humildad y de amor en muchos seres humanos.

Que se haga la voluntad de Dios, como respuesta a tanta hipocresía y maldad, males todos creados por el ser humano y que se derrame la misericordia divina sobre la tierra y los corazones de todos los seres humanos.

Yo no abandono mi trinchera y menos mis sentimientos.

Lo que bien se aprende jamás de olvida, por ello un día tan hermoso como hoy doy gracias a Dios y a todos los santos, egguns, ancestros por tenerte un año más y por todo lo bello y hermoso que siempre no supieron entregar.

Ustedes trajeron hijos para que pudieran desarrollarse y conducirse socialmente de forma correcta. Hoy puedes sentir ese orgullo de madre y papa desde el cielo y saber que su educación no fue en vano.

Gracias por no educarnos con odios, con rencores, con sentimientos negativos y menos con miserias humanas. Gracias por ser ejemplo para nosotros. Gracias por haber llenado nuestras vidas de mucho amor y felicidad.

Hoy tu mejor regalo es ese, tus esfuerzos jamás fueron en vano.

¡Que Dios te siga bendiciendo hoy, mañana y siempre!!!

¡Feliz cumpleaños mamá!!!

Tú hijo

Lázaro Daniel