Monday, December 12, 2016

La masacre más sangrienta en la historia de los Estados Unidos, perpetrada por un solo hombre.


La masacre más sangrienta en la historia de los Estados Unidos, perpetrada por un solo hombre.

Por Lázaro Daniel (Ladagoval)

El 12 de junio, hacia las 2:02 de la mañana, se oyeron tiros y un policía de Orlando (OPD) situado frente al Club intercambió disparos con una persona armada, que devolvió los disparos. El club Pulse escribió en su página de Facebook a las 2:09, «Que todo el mundo salga de Pulse y sigan corriendo.» El hombre armado llevaba un fusil semiautomático SIG Sauer MCX, una pistola Glock 17 de 9 mm y un «aparato» que las fuerzas de seguridad creían que era otra amenaza. Después de que llegaran varios policías adicionales, el hombre se retiró dentro del club y comenzó a tomar como rehenes a los clientes.

Hacia las 5:00 de la mañana, policías pertenecientes al equipo de élite SWAT entraron en el club nocturno y se produjo un intercambio de disparos. Treinta rehenes fueron liberados, un policía recibió una herida de bala no letal en la cabeza y fue hospitalizado, y la policía confirmó que el tirador también había muerto. Un portavoz de la policía afirmó que no se sabía si el hombre había disparado a las víctimas al principio del ataque o si los había asesinado después.

Hasta acá una síntesis muy escueta de este horrendo crimen. No es mi intención revivir detalles más específicos y dolorosos de cada una de las víctimas.

Han pasado 6 meses de una de las masacres más grande que ha existido en los Estados Unidos. Un poco más de 100 personas entre muertos y heridos fue el saldo dejado por el autor de la misma Omar Mir Seddique Mateen, (Foto izquierda), de 29 años de edad, nacido en New York, de padres afganos y quien informo en una llamada al 911 esa misma noche su simpatía y apoyo al grupo terrorista del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés quienes a su vez horas más tarde reivindicaron la autoría de la matanza, según los reportes periodísticos. Más tarde el FBI desestima que este hecho fuera organizado directamente por esa organización, sino más bien como la acción de un simpatizante de estos grupos extremistas islámicos.

Según comunicación del FBI, por respeto a los familiares de las víctimas no haría publica todas las transcripciones de las varias conversaciones que sostuvo el atacante con el 911 y los negociadores de la policía. En una de las llamadas el atacante (Omar Seddique), había sido quien había realizado los disparos dentro del Club nocturno, además en otra de sus conversaciones el asesino pidió el fin de los Bombardeos de Estados Unidos en el medio oriente.

En otra llamada a la policía, Mateen amenaza con detonar bombas en un vehículo situado en el exterior y afirma tener un chaleco del tipo de los "utilizados en Francia". "En los próximos días, verán más acciones de este tipo", amenazó.

Las transcripciones muestran que las negociaciones entre los investigadores y Mateen duraron unos 28 minutos. "Lo hizo de una manera escalofriante, calmada, deliberada", ha asegurado Ronald Hopper, del FBI, al referirse al tono empleado por el tirador en las conversaciones. Quien además aseguro que Mateen no fue dirigido por ningún grupo terrorista ni recibió influencia en sus creencias radicales desde el extranjero, sino que comenzó a profesar las ideas extremistas en EE.UU.

A nuestra opinión, si así fuese o no el caso, muchos cabos están sueltos en este horrendo hecho que enlutó a muchas familias.

Como antecedente tenemos que el FBI había abierto un expediente al autor de dichas matanzas por sus lazos y conexiones con los autores del acto terrorista del Maratón de Boston. Expediente que fue cerrado por no encontrar más elementos incriminatorios.
Me llama la atención como después de 6 meses transcurridos y casi a unos días de culminar el año 2016, los medios de comunicación mantienen un silencio hermético, como si no hubiese sucedido nada…

Me imagino que el dolor está siendo llevado solo por los seres queridos de las víctimas.
A todo eso se suma que el Senado de los Estados Unidos rechazo ese mismo mes, cuatro enmiendas para regular las armas en el país.

Hasta el momento no existen más informaciones de las investigaciones que se han llevado a cabo después de estos hechos.

Es obvio que existen más preguntas que respuestas ausentes.

Espero que algún día todos tengamos la oportunidad de conocer las medidas que se tomaran para seguir evitando lamentables tragedias como la del Club Pulso en Orlando.

Nuestras oraciones con las víctimas y sus familiares.

Chicago, Illinois
12 de diciembre del 2016



Fuentes: