Thursday, December 1, 2016

Reflexión a medianoche sobre comentarios que leí en el vídeo que hizo el conocido actor Alexis Valdés...




Reflexión a medianoche sobre comentarios que leí en el vídeo que hizo el conocido actor Alexis Valdés...

El día que aprendamos a ser honesto con nosotros mismos, podremos practicarlo con el resto del mundo.

El cubano en sentido general ha tenido que vivir en dos colores "Rojo" y "Negro". No nos mostraron el gris, el rosado, el dorado, que salen de la mezcla de otros. Hemos vivido con la historia de la peonía y los dos amigos que se separan por causa de ello. 

Para nosotros se trata de derecha o izquierda. Buenos y Malos. Vivos y Muertos. Patria ó Muerte. Los cubanos de Cuba y los cubanos de Miami. Dos orillas. Socialismo y Capitalismo. Hombre o Pájaro.

El término medio para ambos extremos significa doblegarse o inclinarse a uno de los dos extremos, depende de la ubicación y la posición del ojo, la mente y la lengua hipercrítica.
Al cubano se le borraron varias palabras del diccionario: Ej. amor, honestidad, honradez, humildad, sentido común, tolerancia, compasión, por citar sólo algunas.

La doble moral nos corroe.

Todo lo que hacemos a nuestro entender está bien hecho, máximo si lo justificamos con hechos o palabras repetidas, somos amantes de las consignas, la bulla, la gritería, disfrazadas con celebraciones y fiestas nos muestran un lado de nuestras preferencias y se dice que es parte de nuestra idiosincrasia.

Nos enseñaron a recordar lo bueno y lo malo y con ello a cuestionarnos lo malo y darle riendas sueltas y defender con pasiones ciegas lo que suponemos es lo bueno, la verdad.

No crítico a nadie. Sólo opino.

Trato de buscar un sentido a un garabato que aprendí de niño y aún a mis 49 años no he podido comprender. Buscar una respuesta absoluta sería ir directo a un extremo.
Creo que Alexis Valdes, expresó de forma franca lo que su corazón dicta.

De eso se trata, ser honesto, que desafortunadamente el ser honesto no significa que el resto del mundo esté de acuerdo.

Yo dejo mi opinión, una más para que algunos la abracen y otros la asesinen. Porque para nuestra desgracia tampoco nos enseñaron a debatir de forma pacífica y civilizada, nos mostraron el camino a la discusión y aplastar la opinión de otros. Eso es algo con lo cual tendremos que seguir viviendo dentro y fuera de Cuba.

Ya el tema no es sólo la dictadura, los dictadores y todos los abusos y arbitrariedades juntas, no es la miseria ni el hambre. El tema es aún mayor: Somos nosotros los cubanos.


Aun así, siempre estaré orando por todos los cubanos donde quiera que se encuentren, porque sigo un pensamiento, una máxima que nos legó nuestro apóstol José Martí: "Nuestro vino es amargo, ...pero es nuestro vino".

Bendiciones para todos.

Ladagoval

Chicago, Illinois 

1 de diciembre del 2016